Balance agridulce de la primera parte del Giro

Mientras la carrera se reanuda después del segundo día de descanso en este Giro, es hora de hacer balance de lo que hemos vivido en la primera semana de la Corsa Rosa. Las nueve etapas que hemos vivido hasta el momento nos dejan un sabor agridulce en el paladar. Repasaremos en este artículo algunos de los mejores y peores momentos  que a nuestro juicio de espectadores nos han llamado más la atención de este inicio de Giro de Italia.
Foto 6
IRLANDA: Agua, polémica y pasión rosa.

La decisión de la organización de llevar la salida de esta edición a tierras irlandesas generó no poca polémica en los tres primeros días de competición. Es evidente que los intereses publicitarios y mercantiles de la empresa organizadora fueron la razón principal de esta apuesta, que ya había sido realizada anteriormente en el Tour de Francia. El riesgo de una climatología adversa era previsible y se hizo patente desde el primer día, desluciendo una contrarreloj por equipos en la que la intermitencia de la lluvia influyó directamente en los resultados y convirtiendo las dos etapas siguientes en realmente peligrosas debido a lo complicado de los kilómetros finales. Se sucedieron las caídas y el malestar de muchos corredores por la aventura irlandesa, que terminaría con una jornada de descanso dedicada al largo traslado hasta el sur de Italia. Frente a todo esto, se debe recalcar como aspecto positivo la espectacular respuesta del público irlandés, que llenó las calles de pueblos y ciudades y tiñó de rosa todo el recorrido de las tres etapas. Las imágenes de la multitud arengando el paso de los corredores en la contrarreloj por escuadras de Belfast han sido unas de las más bellas de lo que llevamos de carrera. Si hay que destacar dos nombres en este tríptico irlandés, sin duda son los del equipo Orica, vencedor en la crono de Belfast y portadores del maillot rosa (primero con Tuft y luego con Matthews), y el de Marcel Kittel, que se llevó las dos etapas al sprints con una superioridad apabullante.

Foto 1

BARI: El francés que venció entre el caos.
             
Las cosas no fueron a mejor en el primer contacto con tierras transalpinas. La etapa de Bari empezaba maldita desde la salida con el abandono de Kittel, que debía dejar la carrera por fiebre y que estaba llamado a llenar su saco con victorias parciales. Desde la salida la tensión por la posibilidad del mal tiempo y la peligrosidad del circuito final estuvo presente y el pelotón decidió tomarse una tregua para la etapa hasta que se decidiera qué hacer finalmente. Las imágenes de todo el pelotón rodando compacto con algunos de los pesos pesados negociando con la organización convirtieron la etapa en algo aburrido y desesperante para muchos espectadores. Se tomó finalmente la decisión de que solo se disputaría la victoria de etapa y no se tomarían tiempos para la general. El final de etapa dio la razón a los corredores en su protesta y dejó en evidencia a los organizadores, con un recorrido que, bajo la lluvia, se convirtió en una auténtica pista de patinaje y en un continuo de corredores deslizándose por el suelo. Para el que esto escribe, no es de recibo poner en peligro la integridad de los competidores por razón de un espectáculo que no resulto ser tal, o al menos en lo que se refiere al deporte en sí mismo. La épica del ciclismo debe estar en las gestas y esfuerzos de los corredores, no en las caídas y el peligro. Solo la enorme remontada de Nacer Bouhanni, que tras una avería mecánica consiguió llegar a la cabeza (aunque con la ayuda inestimable de su coche de equipo) e imponerse al sprint, puso algo de verdadera emoción a la etapa.
Foto 6
VIGGIANO: Primera victoria italiana.
                
Tras cuatro etapas marcadas por la mala climatología y las caídas, llegaba la primera llegada en subida, con final en un puerto de cuarta categoría que se subía dos veces al final de la etapa. El guión cumplió lo esperado y se fue por delante una fuga con aspirantes a la etapa y sprinters que querían rascar puntos en los sprints intermedios. La lluvia volvió a aparecer en el momento más inoportuno, el descenso del primer paso por Viggiano, haciendo peligroso el descenso, en el que arriesgó Gianluca Brambilla consiguiendo una ventaja que no pudo mantener en la última subida. Con muchos tocados por las caídas el final se hizo más duro de lo presagiado, y el sprint a meta acabó con la victoria de Diego Ulissi, que mostraba gran estado de forma, por delante de un ambicioso Cadel Evans que empezaba a enseñar sus garras.
Foto 1
                
“EL DESASTRE DE MONTECASSINO”

Y entonces llegó la etapa de Montecassino, y esa maldita rotonda que cambió el devenir de esta edición de la Corsa Rosa. Una etapa innecesariamente larga para nuestro gusto. 257Km es una distancia que debería estar reservada para las grandes clásicas y no para vueltas de tres semanas, y más si el único atractivo de la misma es la ascensión final a un puerto de segunda. No parecía por tanto una etapa trascendente pero sí de desgaste. Sin embargo, otro día de perros en lo que a la meteorología se refiere, convirtió la etapa en un auténtico infierno. Lo dramático del día llegó a su máxima expresión cuando el pelotón se aproximaba rápido a la ascensión final. El agua, la suciedad de la carretera, los nervios, la fatiga, se unieron para llevar a más de medio pelotón al suelo en una sucesión de caídas múltiples en menos de 50 metros. Imágenes escalofriantes de corredores lesionados por tierra, mientras por delante se quedaban Evans, Matthews y un par de compañeros de cada uno de ellos. Decidieron seguir a tope y buscar sacar ventaja. Matthews supo aguantar el ritmo de BMC y ganar en Montecassino a lo grande, vestido de rosa. Evans conseguía sacar tiempo a sus rivales, a aquellos que sobrevivieron al desastre de Montecassino. Muchos se despidieron del sueño de este Giro, perdiendo auténticas minutadas (corredores como Arredondo o Roche perdían más de 15 minutos), mientras que otros acababan su sueño rosa en el hospital, como la baza española al pódium, Purito Rodriguez.
                
Foto 5
APENINOS: Llega la montaña, pero todo sigue igual.

Otra etapa de más de 200Km para los supervivientes de Montecassino serviría para confirmar que Bouhanni era el nuevo rey de los sprints después del abandono de Kittel. La etapa ganada por el francés dejaba paso a un fin de semana en los Apeninos que se presentaba a priori muy atractivo. Los escaladores tendrían que atacar a Evans para recortar tiempo, y los que habían perdido demasiado tiempo, lucharían por ganar etapas. La etapa de Montecopiolo ofreció una vibrante lucha por la victoria de etapa, con Arredondo como último superviviente de la fuga del día llegando en cabeza a la subida final, perseguido por Pierre Rolland, que había atacado del pelotón en el descenso del penúltimo puerto de la jornada. Pareció por momentos que podrían llegar a meta, especialmente porque parecía que nadie tenía fuerzas o ganas de atacar a Evans, que se sabía próxima maglia rosa debido al hundimiento de Michael Matthews en la etapa. Finalmente, el francés y el colombiano fueron superados y la victoria cayó de nuevo del lado de Diego Ulissi, que añadía una victoria de grandísimo prestigio a su palmarés y se confirmaba como uno de los hombres de este Giro. Papel decepcionante de los favoritos, que no supieron inquietar a BMC, a excepción de un movimiento infructuoso del AG2R con Vuillermoz y Pozzovivo y un amago de ataque de Majka. No sirvió para marcar diferencias, pero sí para eliminar a candidatos como Niemiec o Scarponi que perdían más de 7 y 9 minutos respectivamente.
                
Parecido guión tendría la siguiente etapa, con una fuga por delante que aspiraba a llegar a meta y un pelotón comandado por los BMC que esperaba la ofensiva final de los rivales en las rampas de Sestola. Entre los escapados los más fuertes fueron Weening y Malacarne, que se fueron por delante con ventaja suficiente para jugarse la etapa. En el grupo de favoritos, de nuevo bastante conservadurismo, decepcionante para el espectador y quizás achacable a la terrible y agotadora primera semana. La nota de emoción la volvió a dar un bravísimo AG2R, que había colocado a Bérard en la escapada y que lanzó pronto a Vuillermoz como avanzadilla en la ascensión a Sestola. Pozzovivo atacó tras sus compañeros y consiguió distanciarse del líder Evans. Mientras tanto, Weening conseguía una nueva victoria en meta y dejaba a Europcar sin un premio merecido tras su combatividad en las etapas de montaña. Pozzovivo conseguía en meta arañarle medio minuto a la maglia rosa y saltar hasta el cuarto puesto de la general. Reconocimiento de los aficionados para el transalpino, pues fue el único capaz de animar algo la lucha por la general en los días de montaña.
               
Foto 1
Conclusiones y expectativas
                
En definitiva, una primera semana de la que se esperaba más, pero en la que la lluvia y las caídas produjeron un desgaste que ha tenido una repercusión negativa en el espectáculo diario. Pero como preferimos ver el vaso medio lleno, nos quedamos de estos días con las buenas vibraciones de corredores jóvenes como Bouhanni, Matthews, Ulissi, Majka, Aru o Kelderman, que están llamados a escribir grandes páginas en los próximos años.
Muchas preguntas aún por responder: ¿Aguantará Evans y BMC la dureza de la última semana? ¿Cuándo viviremos la verdadera batalla por desbancar al líder? ¿Podrá Pozzovivo luchar por fin por una maglia rosa? ¿Será capaz Ulissi de convertirse en líder del Lampre para la general? ¿Veremos al Nairo del Tour 2013 y al Movistar líder que todos esperamos? ¿Cuándo llegará el ataque de Rigoberto Urán y el potente Omega? ¿Conseguirán los Kiserlovski, Majka, Kelderman o Aru dar la sorpresa a los grandes favoritos? ¿Será capaz Basso de volver a estar entre los mejores? ¿Podrá alguien vencer a Bouhanni en los pocos sprints que quedan? ¿Contaremos alguna victoria española?…

Esperamos que esta jornada de descanso haga a todos recuperarse para brindarnos un emocionante espectáculo en las dos exigentes semanas de Giro que quedan por delante.

Forza ragazzi!!

Escrito por:
@VictorGavito 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s