Las notas del Tour de Francia

Acaba el Tour y llega el momento de hacer resúmenes y valoraciones de lo acontecido en estas tres semanas. A continuación van nuestras subjetivas calificaciones. Esperamos vuestros comentarios, pues sabemos que no todos estaréis de acuerdo con algunas o echaréis en falta a otros protagonistas de la Grande Boucle, tanto positivos (De Marchi, Herrada, Izaguirre, Boom, Greipel, Bauer…) como negativos (Chavanel, Riblon, Cancellara, Van den Broeck…)
10 – Vincenzo Nibali: más tiburón que nunca.
Indiscutible Matrícula de Honor para el Tiburón de Messina. Dominio aplastante en este Tour de Francia, con 19 jornadas de amarillo y nada menos que cuatro victorias de etapa. Ha sido capaz de vencer en los tres bloques de montaña (Vosgos, Alpes y Pirineos), demostrando regularidad y una gran ambición que le ha hecho ganarse el sobrenombre de “CaNibali”. El siciliano ha callado el debate de qué habría pasado de no caerse Froome y Contador y escribe con total merecimiento su nombre en el palmarés de la carrera más grande del mundo.
9 – Ciclismo francés: Euforia y esperanza 30 años después.
Tres décadas han tenido que esperar los franceses para ver a dos compatriotas en el pódium final de París, por lo que la hazaña de Péraud y Pinot ha llenado de alegría a los aficionados galos. Brillante Tour del veterano de AG2R, aguantando de forma épica en la montaña y apuntalando el segundo cajón en la crono final. Por su parte Pinot dio un paso adelante en su progresión, siendo gran animador en los Pirineos. El de FDJ ha sabido superar la presión haciéndose con el tercer cajón y el maillot blanco de mejor joven. La gran actuación francesa se completa con el meritorio sexto puesto de Romain Bardet a su 23 años, el gran Tour de Tony Gallopin con una victoria de etapa y un día de amarillo, la victoria parcial de Biel Kadri, el buen trabajo de Arnold Jeannesson y Jeremy Roy para Pinot o los destellos de los Gautier, Coquard, Reza, etc.
8 – Tinkoff-Saxo: Hay vida más allá de Contador.
Para cualquier equipo se hace muy difícil replantearse una carrera después del abandono del líder indiscutible de la escuadra. Más aún si ese abandono se produce de la manera tan traumática como la que pasó con Contador en esta edición. Pero, en lugar de dejarse llevar, los de Bjarne Riis sacaron a relucir toda su clase. Tres victorias de etapa (una con Rogers y dos con Majka) y el maillot de la montaña para Majka es un balance sobresaliente para un Tour que se había puesto de color negro después de la décima etapa.
8 – Tony Martin y Omega Pharma: Panzerwagen en estado puro.
Omega también empezó con mala pata este Tour de Francia. El abandono de Cavendish tras su caída el primer día les privaba de un seguro en los sprints. Pero los belgas contaban con muy buenas balas en la recámara. La victoria de Matteo Trentin liberó al equipo de la presión, tras el dominio inicial alemán en las volatas. Pero el gran protagonista del equipo fue Tony Martin, que demostró de nuevo su potencia con dos victorias de etapa, la muy previsible de la crono final y sobre todo la etapa en línea con final en Mulhouse, en la que el teutón dio una auténtica exhibición de fuerza. Aunque el equipo no haya podido colocar al irregular Kwiatkowski en la general, pueden quedarse muy satisfechos con los resultados obtenidos.
8 – Alexander Kristoff: Año inolvidable.
Si nos dicen en enero que a estas alturas el de Katusha llevaría once victorias en la temporada, entre las cuales una Milán-San Remo y dos etapas del Tour de Francia, seguramente se nos escaparía una sonrisa de incredulidad. El palmarés del noruego en 2014 está solo al alcance de los más grandes. Ha sabido esperar su momento en la ronda francesa, haciendo gala de su gran fondo para utilizar en su favor el paso de los kilómetros y etapas y el castigo en las piernas de los sprinters presumiblemente más fuertes que él.
8 – Marcel Kittel – El rey de la velocidad.
El alemán se confirma como el mejor sprinter puro del ciclismo actual. Cuatro nuevas victorias de etapa a añadir a las dos del Giro y a las cuatro del Tour 2013. Empezó dominando sin contestación las volatas, aunque a medida que ha ido avanzando la carrera ha perdido presencia, pero ha sabido sufrir para llegar a París y volver a demostrar su clase alzando los brazos en los Campos Elíseos.
7 – Leopold König: Un seguro en la sombra.
Gran actuación del checo en su primer Tour de Francia. Paso a paso ha ido ascendiendo en la general, siempre regular y sabiendo crecer día a día, demostrando que es un corredor de gran fondo ideal para vueltas de tres semanas. Noveno en su debut en la Vuelta, se supera aquí con un séptimo puesto final.
7 – Ramunas Navardauskas: Salvando a Garmin a lo grande.
Muy buen Tour del lituano, con una victoria épica en Bergerac, desafiando a todo el pelotón en la lluvia y dando una lección de cómo rodar sobre una bici. Para redondear su gran Tour ha sido capaz de meterse en los sprints y plantar cara a los más grandes de la especialidad, haciendo buenos puestos (llegando a ser tercero en la meta de París. Su victoria ha sido maná salvador para un Garmin al que se le puso muy negro el Tour con la retirada de Talansky y con los pobres resultados de Slagter.
6 – Haimar Zubeldia: La regularidad por bandera.
Hay que quitarse el sombrero con el corredor vasco del Trek. Un auténtico profesional que ha vuelto a estar por encima de los teóricos líderes de su escuadra para conseguir su quinto top10 en la general del Tour de Francia. Gran fondista que ha sabido ir de menos a más y que se ha convertido en el corredor español con más participaciones en la historia de la ronda gala.
5 – Alejandro Valverde: Rozando el sueño.
Una lástima para el murciano el perder un pódium final que veía cerca según avanzaba el Tour. Se le hizo larga la carrera al de Movistar y en la última semana perdió tiempo con los franceses hasta su hundimiento en la contrarreloj final. Seguramente su última oportunidad para liderar el equipo en el Tour y de conseguir el soñado cajón en París. De loar su sacrificio y su capacidad para sufrir y minimizar daños en los días malos, pero la mala  crono final y algunos movimientos tácticos extraños, como el ataque en el descenso del Tourmalet, nos dejan con un sabor amargo.
5 – Peter Sagan: Demasiados balones al poste.
El eslovaco consiguió el hito histórico de meterse en el top5 de las siete primeras etapas, y ha sido vencedor aplastante del maillot verde de la regularidad por tercera vez consecutiva. Pero para un corredor de la clase y el caché del de Cannondale,  da la sensación de que no ha sabido leer la carrera o que no se veía tan pleno de confianza como en otras ocasiones, con innecesarios ataques en los últimos kilómetros de etapas en las que parecía a priori el más fuerte para el sprint final. No conseguir ninguna victoria parcial deja un regusto algo decepcionante, a pesar de acumular numerosos puestos de honor en las clasificaciones de las etapas.
 4 – Joaquim Rodríguez: Cerca, pero no lo suficiente.
“Purito” venía a esta edición de la ronda gala con la intención de hacer kilómetros y recuperar sensaciones después de un difícil comienzo de temporada. Anunció desde el primer momento que se tomaría con calma la primera semana para centrarse en el objetivo del maillot de la montaña e intentar dar alguna victoria de etapa a su equipo, mientras se preparaba asimismo para la Vuelta a España. Aunque lo intentó cuando llegó la montaña, se le vio lejos de su mejor forma y no fue capaz de conseguir los objetivos marcados. Nibali le privó de una victoria que veía cercana en la Planche des Belles Filles, y Majka le dejó sin posibilidades del maillot de puntos rojos. Aún sabiendo que no venía en buenas condiciones, el resultado final del catalán se nos antoja escaso para un ciclista de su magnitud.
4 – Arnaud Démare: ¿Demasiada presión?
Difícil papeleta tenía el joven sprinter galo en su primera aparición en el Tour de Francia. El maillot de campeón francés y la exclusión de Nacer Bouhanni del 9 de FDJ convertían a Démare en foco de atención de muchos aficionados. Posiblemente demasiada exigencia para un corredor de solo 22 años al que se le ha visto muy lejos de lo esperado. Solo ha sido capaz de meterse en la disputa de dos etapas (siendo tercero en ambas). Afortunadamente para él, le quedan muchos años por delante y aprenderá de esta experiencia para crecer y enfrentarse de nuevo con mayor seguridad a los mejores sprinters del mundo.
3 – Orica GreenEdge y Lampre – Lejos de su mejor nivel.
Dos equipos que han estado lejos del nivel esperado en esta edición de la ronda francesa. Los australianos llegaban a la salida de Leeds con el objetivo de llevarse alguna victoria parcial, pero han tenido que conformarse con buscar presencia en algunas fugas y con el buen papel de Keukeliere en la etapa del pavés. Sus grandes bazas, Gerrans y Albasini, no han conseguido destacar en algunos finales que les favorecían. Después de un gran Tour en 2013 y un fenomenal Giro 2014, había que esperar más de ellos.
Por su parte los italianos han fallado con su apuesta por el campeón del mundo Rui Costa para la general. La pneumonía lo eliminó de la carrera, pero ya había dejado ver antes que no está para luchar por la general del Tour. Después de sus victorias de etapa en 2013, parece fácil pensar a posteriori que este hubiera sido mejor función para él y para el equipo. Horner por su parte no pudo llegar bien recuperado de sus lesiones, pero sí que fue apareciendo más en las últimas etapas. José Serpa también dio de presencia al equipo en fugas la última semana, pero pensamos que había equipo para más.
2 – Team Sky: Desastre británico.
El caso opuesto al tratado anteriormente de Tinkoff-Saxo. Un auténtico equipazo creado para arropar y llevar a la victoria a Chris Froome que se quedó huérfano en la etapa de Arenberg con el abandono del vencedor en 2013. Desde ese día, el equipo no levantó cabeza, apostando para la general por un Richie Porte que se hundió en la montaña demasiado pronto. Las luchas por las victorias de etapa de Mikel Nieve y Vasil Kiryienka son lo único salvable de la potente escuadra británica. Resultado desastroso para Sky después de haber dejado fuera del nueve del Tour a Sir Bradley Wiggins.
1 – Affaire Rojas: Decisión inexplicable.
Un punto negro de la edición de este año que pudo pasar desapercibido para algunos, es la expulsión de carrera del corredor de Movistar José Joaquín Rojas en la 18ª etapa. La organización eliminó de la carrera al murciano y al coche de Chente García Acosta por haberse aprovechado del tras coche en el descenso del Tourmalet. Sorprendente decisión cuando en este Tour se han visto numerosas situaciones similares que han sido resueltas con el silencio o con multas económicas. Más chocante aún al tratarse de un corredor sin aspiraciones en la etapa y que contaba con suficientes compañeros delante para acompañar a su líder. Quizás haya algo más que no se ha contado sobre este incidente, pero realmente es una lástimas quedarse fuera tan cerca del final cuando además estaba haciendo un muy buen Tour.
Escrito por:
@VictorGavito
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s