Lance Armstrong: “Volveré para ganar”

Lance Armstrong corría en San Sebastián su primera carrera como profesional en el año 1992, su resultado: último clasificado.

Corría el año 1992, un año recordado en el mundo del deporte por las exitosas olimpiadas de Barcelona que trajeron muchas medallas para los deportistas españoles, además tuvimos la suerte de presenciar el espectáculo del verdadero Dream Team de los americanos en el baloncesto entre otros grandes eventos. Miguel Induráin venia de vencer su segundo Tour de Francia después de sendas exhibiciones contra el crono y tras aguantar las embestidas en montaña del italiano Chiappucci que se hizo con el triunfo en Sestrieres después de una cabalgada memorable. Precisamente de la prueba en ruta de los Juegos Olímpicos de la ciudad condal llegaba un joven americano de Austin, Texas, a San Sebastián para disputar su primera carrera como ciclista profesional dentro de la estructura del conjunto Motorola, este joven se llamaba Lance Armstrong. El día amanece lluvioso en la bella ciudad guipuzcoana y todo hace presagiar un día de perros a pesar de estar en pleno mes de agosto, si a esto le añadimos el quebrado recorrido con el punto culminante en la ascensión a Jaizkibel, la jornada se puede hacer muy dura y más para un debutante en profesionales. Evidentemente ninguna de las miradas estaban puestas en este robusto muchacho tejano, la participación de las dos estrellas del último Tour de Francia, Miguel Induráin y Claudio Chiappucci eclipsaban casi por completo los focos de la carrera donostiarra sin olvidarnos del vencedor un año antes, el también italiano Gianni Bugno. Un mes antes el propio Tour de Francia había tenido su punto de partida en San Sebastián y muchos de los parajes a transitar en la clásica ya eran conocidos por los corredores que se daban cita en el control de firmas aquel tormentoso sábado de agosto. Las fuertes lluvias hacen que muchos de los corredores pongan pie a tierra y entre ellos nada menos que Miguel Induráin que a mitad de recorrido se baja de la bicicleta en una jornada que finaliza mas tarde de lo habitual teniendo en cuenta que no hubo cobertura televisiva al estar inmersos en plenos Juegos Olímpicos. En medio de la tormenta el mexicano Raúl Alcalá vence tras una escapada mientras que segundo iba a ser Claudio Chiappucci que llegaba a más de un minuto del corredor del PDM. El agua seguía como protagonista en el Boulevard donostiarra y el personal de la organización ya casi desmontaba el vallado cuando apareció en solitario, media hora después que el vencedor, un ciclista de Motorola, empapado y casi fuera de control Lance Armstrong finaliza su primera carrera como profesional diciéndose a sí mismo que volvería a San Sebastián para ganar. Otros en su lugar hubieran abandonado pero según sus propias palabras “quería reconocer los últimos kilómetros porque un día vendré a luchar por la victoria”.

Han pasado tres años desde esa lluviosa tarde y Lance Armstrong ya es el jefe de filas del conjunto Motorola para la disputa de la Clásica de San Sebastián de 1995. En el camino quedan victorias de etapa en el Tour de Francia y sobretodo un Campeonato del Mundo conseguido en Oslo en 1993 por delante de Miguel Induráin. El año anterior el tejano obtuvo la segunda plaza en la carrera vasca por detrás del francés Armand De Las Cuevas y en esta ocasión se presenta para vencer en esta prueba de la extinta Copa del Mundo. Esta vez no hay lluvia como hace tres años y una soleada tarde de agosto acompaña a los corredores en su recorrido por las carreteras de Guipúzcoa donde una vez más el alto de Jaizkibel iba a servir de criba para apartar de la lucha por la victoria a algunos ciclistas. Miguel Induráin, ya como pentacampeón del Tour, cedía en las rampas del puerto fronterizo junto a Laurent Dufaux y por delante se iba formando el grup
o que se iba a jugar la carrera. Ya en plena bajada es el corredor galo del conjunto Once Laurent Jalabert quien lo intenta y Armstrong responde para marcharse hacia la meta del Boulevard, sin embargo el dúo es neutralizado y es un ataque a menos de cuatro kilómetros del corredor de Mapei Della Santa, llevando como acompañante también al americano, el que consigue llegar a los últimos metros donde Armstrong vence su Clásica de San Sebastián como él había soñado en su debut en profesionales.

Años después todos sabemos lo acontecido en torno a este mediático personaje no obstante y aparte de los escándalos en los que se ha visto involucrado cabe destacar la perseverancia y el tesón de aquella primera versión de Lance Armstrong.

Escrito por:

@SincadenaBlog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s