Las notas de la Vuelta a España

Como siempre, tras tres semanas de competición, llega la hora de hacer balance de lo que hemos visto, Como nos gusta remarcar cada vez que lo hacemos, nos basamos para ello en criterios subjetivos y sensaciones vividas y recibidas a lo largo de esta Vuelta a España.

VueltaConta1

10 – Alberto Contador. El pistolero caníbal.

Incontestable vencedor de esta Vuelta a España, venciendo además las dos etapas reinas y vistiendo el maillot rojo durante más de media carrera. Desde el primer día demostró encontrarse bien y ganarse la consideración de máximo favorito. Las dudas sobre el estado de su rodilla tras la caída del Tour se disiparon rápidamente viendo a un Contador con el hambre de siempre.  Sexta gran vuelta para el pinteño, que confirma su reino en este tipo de pruebas en la última década. La única crítica que se le puede hacer, es que todo el juego de declaraciones anteriores a la salida en Jerez se ha demostrado, a la postre, innecesario.

9 –  John Degenkolb. Potencia teutona.

Espectacular dominio en los sprints del alemán de Giant. Cuatro victorias y dos segundos puestos, además del maillot verde, son un bagaje más que loable para un corredor que va a más cada año. Ha sabido sufrir en las subidas para apurar todas sus opciones de victoria de etapa, y solo Nacer Bouhanni ha podido contestar su superioridad en las volatas. Atención al alemán que llegará al Mundial de Ponferrada pletórico y podría colarse en la lucha por el arcoíris.

9 – Chris Froome. Pundonor de campeón.

Demostración de pundonor y profesionalismo la que ha dado el británico en esta Vuelta a España. El del Sky ha sabido ganarse el respeto de muchos aficionados en su titánica lucha por doblegar a Alberto Contador en la última semana. Tras un comienzo dubitativo, ha sabido ir de menos a más, sufriendo por mantenerse en carrera para regalarnos una espectacular última semana en la que se ha ido metiendo poco a poco en la lucha por la victoria. La ascensión de Ancares, siempre a tope para intentar romper a Contador, fue antológica. Además, ha regalado elogios a la afición y a la ronda españolas, y ha sabido desempeñar el papel del rival extranjero de las figuras nacionales con una gran actuación global. Nos queda preguntarnos hasta dónde llegarían las exhibiciones del bueno de Froome si supiera olvidarse de pinganillos y potenciómetros.

8 –  Fabio Aru. La Piraña que va para Tiburón.

A sus 24 años, el sardo llegaba a la Vuelta sin ninguna presión tras su brillante pódium en el Giro, y con la incógnita de ver cómo respondía en su primera vuelta de tres semanas fuera de su país. Nada más y nada menos que dos victorias de etapa y un quinto puesto en la general sirven como muestra de que se confirma como uno de los grandes del pelotón, llamado a escribir grandes páginas en el ciclismo de los próximos años. Con una clase fuera de serie, el transalpino ha mostrado además saber sufrir y luchar por mantenerse vivo en la pelea día tras día. Si en la Vuelta hubiera clasificación de mejor joven, el de Astana dominaría con más de siete minutos sobre el siguiente.

8 –  Alejandro Valverde. Orgullo guerrero.

El murciano es un ciclista que jamás ha podido escapar ni escapará de las críticas de muchos por querer ver en él un ganador de grandes vueltas y no lo que es realmente, es decir, un deportista que tiene tanta clase que puede disputar prácticamente cualquier carrera en la que participa. Nosotros somos de la opinión de que el gran Valverde podría haber sido uno de los mejores clasicómanos de la historia del ciclismo si hubiera nacido en un país donde ese tipo de carreras gozaran de mayor atención. Pero, fuera de esas eternas polémicas, es de aplaudir el gran rendimiento del Bala en la ronda española. Una imperial victoria en La Zubia, cuatro días de maillot rojo y un tercer cajón del pódium son grandísimos resultados para un corredor que venía de un Tour que se le había hecho larguísimo y llamado a correr a la sombra del teórico jefe de filas del equipo, Nairo Quintana. Tras la caída de este, supo cargar con los galones y luchar hasta el último día por el pódium final.

VueltaDeMarchi7 – Cazaetapas. Valientes con premio.

Notable damos a este grupo de ciclistas que llegan a Santiago con el premio de una victoria parcial conseguida a base de coraje, valentía y combatividad. Corredores como ellos, capaces de darlo todo por una etapa y vencer los pulsos al pelotón, son los que dan picante al ciclismo.
Principal exponente de este ciclismo de valientes es Alessandro De Marchi, que, tras un memorable Tour en cuanto a fugas se refiere, no bajó ni mucho menos el pistón en la Vuelta, llevándose la recompensa de su gran victoria en Alcaudete y quedándose cerca de firmar una gran gesta en La Farrapona.
Tras el italiano, en Alcaudete llegó Ryder Hesjedal, otro de los corredores que han dado esplendor a las fugas y que consiguió su buscada victoria en una épica remontada ascendiendo La Camperona.
Mención merecen en este apartado los Lampre Winner Anacona, ganador en Valdelinares tras una larguísima fuga en la que a punto estuvo de hacerse con el maillot rojo y que dio a Colombia una ansiada victoria parcial, y Przemyslaw Niemiec, que alzó los brazos en la mítica cima de los Lagos de Covadonga y que volvió a ser protagonista en la jornada de Ancares.
Atacando desde mucho más cerca de meta, el asturiano Dani Navarro ha sido otro de esos valientes con premio final, pues, a pesar del enfado con el que terminó en Aralar tras las respuestas de Contador a sus ataques, supo rehacerse para triunfar contra pronóstico en la meta de Cabárceno.
Finalmente, queremos destacar la victoria de uno de esos corredores que hacen más grande este deporte, Adam Hansen. Grandísima victoria la conseguida por el del Lotto en Cangas do Morrazo después de un ataque que rompió un grupo que se dirigía ya al sprint final, y que cobra aún más mérito al saber que es la décima gran vuelta consecutiva que termina  el australiano.

7 – Nacer Bouhanni. Presente y futuro del sprint.

Tremenda la progresión del joven francés, que tras sus tres etapas en el Giro, suma dos parciales en esta Vuelta a España. Además, se ha demostrado capaz de superar pequeños puertos e incluso conseguir un sorprendente y meritorio quinto puesto en Cabárceno, en un final a priori poco adaptable a sus características. En una de sus últimas apariciones con el maillot de FDJ, ha vuelto a reivindicarse como el gran sprinter galo del futuro (con permiso de Arnaud Démare). En Cofidis se frotan las manos con el fuchaje que han hecho para 2015.

7 – Michael Matthews. Seguro de victoria.

El australiano es otra de las grandes realidades del ciclismo actual, en el que la generación de los 90 ha explotado y nos promete un futuro lleno de espectáculo. Ganar etapas en Giro y Vuelta y vestir maglia rosa y maillot rojo en el mismo año está al alcance de muy pocos.

VueltaErviti

Foto: MovistarTeam

6 – Gregarios de lujo. Sacrificio sin portadas.

Figuras a veces olvidadas en el ciclismo, los gregarios son personajes indispensables en las grandes carreras, y en esta Vuelta ha habido algunos de ellos que merecen ser nombrados y aplaudidos en esta relación a modo de resumen. Destacaremos entre ellos al navarro Imanol Erviti, un auténtico corredor de equipo que ha realizado una espectacular carrera al servicio de sus líderes, con especial mención al etapón que se marcó el día de Ancares, y que ha podido incluso luchar por una victoria parcial siendo tercero en La Camperona.
Junto al de Movistar no podemos olvidar a los escuderos de Purito Rodríguez en Katusha, equipo que ha rendido a un grandísimo nivel, hasta el punto de convertirse en el ganador de la clasificación por equipos. Gran Vuelta de los Eduard Vorganov o Alexandr Kolobnev, y, especialmente, de unos brillantes Dani Moreno y Giampaolo Caruso, que han estado cerca de su líder en las rampas más duras y han terminado esta Vuelta colándose en el top15 final.
Gran trabajo también de todo el bloque del conjunto Sky para Chris Froome, marcando el ritmo adecuado para su líder y seleccionando el pelotón en las etapas de montaña. Muy buenas prestaciones de Mikel Nieve, top20 de la general, o de Philip Deignan, responsable de romper en mil pedazos el pelotón en Ancares.

6 – Warren Barguil. A más cada año.

El francés venía como baza en la general de un equipo que vive de los sprints y las victorias parciales. El listón estaba muy alto después de su brillante Vuelta de 2013, con dos triunfos de etapa, y tras quedarse fuera del Tour, pero el de Giant, con solo 22 años, a pesar de no haber conseguido parciales, ha terminado en un gran 8º puesto final, rindiendo a muy buen nivel. Además, es de destacar que, aunque luchaba por hacer un buen puesto en la general, no descuidó nunca su labor como miembro del equipo para ayudar a John Degenkolb a triunfar en las volatas, realizando algunas exhibiciones en cabeza de pelotón para neutralizar intentos de ataque cuando la carretera se inclinaba.

6 – Caja Rural. Combatividad pura.

El conjunto español ha sido el grandísimo animador de cada inicio de etapa, colando a sus corredores en las fugas y haciendo gala de la combatividad clásica del equipo. Aunque no hayan conseguido victorias de etapa, se merecen nuestro reconocimiento por haberlo intentado cada día, y haber dado momentos grandes en esta Vuelta como en el ataque conjunto de Luis León y David Arroyo en San Glorio buscando una machada histórica. Subirán al pódium de Santiago para recibir el maillot de la montaña para Luis León Sánchez, y habrán lucido en televisión el verde de su maillot con las escapadas de Lluis Mas, Javier Aramendia o los ya citados Arroyo y Luis León.

5 – Colombia. Mala suerte.

Muy mala suerte la de los ciclistas colombianos en esta Vuelta. Una auténtica lástima para una nación que esperaba revivir los días dorados de los Herrera, Rincón y demás escarabajos. La desgraciada caída de Nairo Quintana y la enfermedad de Rigoberto Urán, privaron a los cafeteros del soñado pódium en Santiago. Esteban Chaves, que asomó en la parte alta de la general en la primera semana, acusó el paso de las semanas y no pudo brillar cómo nos habría gustado. Al menos, la genial victoria de Winner Anacona volvía a escribir el nombre de Colombia en una etapa siete años después de que Leonardo Duque alzara los brazos en Puertollano.

VueltaAnacona

4 –  Joaquim Rodríguez. Cerca y lejos.

Quizás sea excesivo dejar en suspenso raspado la actuación del Purito, puesto que el bravo ciclista catalán ha demostrado como siempre su brega y hambre de victoria, especialmente en su ataque lejano de Ancares. Pero en nuestra decisión de darle un cuatro ha pesado el creer que era una de sus últimas oportunidades de brillar en una gran vuelta, y acabar fuera del pódium y sin victorias parciales nos parece poco bagaje para Joaquim. Acompañado de un equipo en gran estado de forma, nos habría gustado ver más batalla por parte del de Katusha, que ha pagado un año complicado por caídas y lesiones. Lejos de las polémicas sobre su rivalidad con Valverde, en gran parte creadas por algunos medios que prefieren el morbo al deporte, echamos de menos haber visto más pronto en la carrera al Purito de Ancares.

3 – Mucho ruido y pocas nueces. Figuras desaparecidas.

Un clásico en la Vuelta a España es el de algunos grandes nombres que llegan a la salida o bien obligados por sus equipos o bien con la intención de hacer kilómetros de cara al Campeonato del Mundo y que pasan desapercibidos a los largo de las tres semanas de Vuelta. Aunque muchos de ellos sí se hayan dejado ver, incluimos aquí a algunos que han rendido por debajo de lo esperado. De entre estos destacamos por ejemplo a Peter Sagan, que comenzó la Vuelta con cierta apatía y que poco a poco intentó meterse en algunas llegadas, sin lograr victorias, para retirarse en la etapa 14; Cadel Evans, que ha sufrido por terminar la Vuelta y al que nos hubiera gustado ver algo más;  Laurens Ten Dam, lejos en la General haciendo gala de su habitual irregularidad; Andrew Talansky, prácticamente desaparecido cuando se esperaba que llegara con ganas de recuperarse de la mala suerte del Tour;  Paolo Tiralongo, del que solo sabemos que ha participado por echarle una bronca a una moto de televisión; Adam Yates, jovencísimo corredor con mucho futuro del que esperábamos más;  Philippe Gilbert, al que esperábamos ver más cerca de alguna victoria de etapa; y Carlos Betancur, del que se ha escrito mucho, que llegó muy fuera de forma y que al menos ha conseguido finalizar la carrera.

2 – TVE. Poca pantalla para tanto corte.

Muy decepcionante la cobertura que ha dado la televisión pública en esta Vuelta a España. El canal Teledeporte ha olvidado completamente la gran ronda nacional, ofreciendo solo un par de horas de alguna de las etapas reinas, a cambio de reposiciones de competiciones que habían terminado semanas antes.  En la 1, cortes para publicidad mal calculados (véase el día de los abanicos) o  finales de emisión antes de ofrecer el pódium final (con las consecuencias que esto tiene a nivel de patrocinadores). En una Vuelta a España disputada y que ha conseguido atraer la atención de muchos, echamos de menos una televisión que se vuelque con su carrera y con todos los beneficios que una retransmisión de calidad puede ofrecer a la imagen del país en el exterior y al deporte del ciclismo.

VueltaRovny

Foto: EFE

1 –  Gianluca Brambilla e Ivan Rovny

El ciclismo, como todos los deportes, debe ser ejemplo de sacrificio, competición sana y respeto entre competidores, y no convertirse en escenario de peleas macarras. La imagen del italiano agrediendo al ruso y toda su repercusión posterior, valdrá para que el ciclismo aparezca en las páginas de esos medios que desprecian el deporte y aman el morbo y la caspa, pero no hacen ningún favor a los que luchan por dignificar la competición. Al mismo nivel dejamos las polémicas de bar de Oleg Tinkov con Patrick Lefevre o a la polémica entre Sky y Purito por una suspuesta agresión del catalán.

Hasta aquí nuestras notas de la Vuelta. No están todos, ni en lo bueno ni en lo malo, ni pretendemos ser justos o sentar cátedra. Las únicas intenciones de la lista a continuación son que sirva de resumen de lo visto estos días  y para abrir el debate, por lo que os invitamos a comentar, opinar y, por qué no, criticarnos, siempre que no sea al “estilo Brambilla”.

 Escrito por:
@VictorGavito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s