En Mountain Bike: El tamaño SÍ importa

Estamos viviendo en una época, donde todo pasa de forma meteórica en nuestras vidas, ya sea en nuestro ámbito privado, laboral o, como quiero hacer ver en este artículo, incluso en el de nuestros hobbies o aficiones. A día de hoy, para los amantes del Mountain Bike, a la hora de entrar en un establecimiento para adquirir una bicicleta, se nos presenta una duda que para muchos es una autentica pesadilla. ¿Qué medida se adapta mejor a mis necesidades? ¿26”; 27,5” (650B) o la 29”?? Hace un par de años, parecía que las 29er se iban a “comer” el mercado y de repente llegan las 27,5 pidiendo su sitio en el mismo, e incluso, como determinadas marcas (Scott), haciendo desaparecer casi por completo de su catálogo las 26”. En este articulo intentaré aportar datos que les ayuden a decantarse por una o por otra, ya que cada una de ellas es distinta tanto en su geometría, agilidad, peso o manejabilidad y, personalmente, creo que no hay una medida perfecta, sino que cada una tiene sus ventajas y desventajas, según sea nuestro nivel de entrenamiento, estatura o, incluso, la orografía del terreno por el cual solemos realizar nuestras rutas de mtb.

Perfiles

La 26”

En la mtb de 26” lo que sin duda nos vamos a encontrar es una bicicleta evidentemente mucho más ligera debido lógicamente al tamaño de la rueda y al tamaño del cuadro, ya que este se adapta al diámetro de la rueda. Es una bicicleta a mi juicio excelente en rampas muy empinadas y muy fácil a la hora de acelerar cuando vamos más lentos o en salida parada. Una de las principales ventajas con las que cuentan las mtb de 26” sobre sus “hermanas” mayores, es que se desenvuelven muy bien en terrenos en los que hay que maniobrar constantemente, o cuando vamos por senderos estrechos donde los cambios de ritmo son muy frecuentes. Por otro lado, debido a la ligereza de la que hablábamos anteriormente, encontramos que los frenos, debido al menor peso de la bicicleta, tienen un gran comportamiento y poseen una frenada muy precisa, factor que aporta una gran seguridad al biker a la hora de afrontar esos descensos en los que la bici nos incita y nos provoca a saltar por encima de obstáculos y alteraciones del terreno, ante los cuales debemos poner todos nuestros sentidos en alerta, para poder sortear con total seguridad y confianza los baches, roderas y posibles “sorpresas” del camino, con las garantías suficientes de no sufrir ningún tipo de percance. Por último se suele decir, a mi juicio de forma errónea, que si eres bajito (entre 1.70cm o 1.75cm ) conviene más una de 26” que una de 29er, no es que no sea cierto, pero en mi opinión, un ciclista de poca estatura puede perfectamente rodar con una 29” dependiendo, claro está, de ciertos factores como fuerza, nivel de entrenamiento etc.

La  (650B) o 27,5”

Esta medida se sitúa entre medio de sus hermanas, dándole a mi juicio un equilibrio fantástico, en el cual se pueden apreciar las virtudes que aportan las ruedas de 26 y 29 pulgadas respectivamente. La 27,5” desde hace ya algún tiempo va haciéndose su camino entre nosotros, más aun desde que el suizo Nino Shurter a lomos de su Scott-Swisspower ganara la primera prueba del campeonato del mundo en Sudáfrica en el año 2012.

29

Con esta bici notaremos esa sensación de agilidad que nos da la 26” pero con la ventaja de que esta es mucho menos saltarina, debido a su ligero aumento de peso y va mucho más por el sitio que nosotros queremos, con lo que la lucha entre máquina y piloto se decanta a favor de este último. Eso se debe a que las ruedas 650B, debido al aumento de tamaño, nos proporcionan una mayor inercia y comportamiento que las 26” y nos ayuda a superar los obstáculos con mucha más facilidad, incluso por caminos más técnicos o revirados. A la hora de afrontar ascensos las sensaciones serán muy parecidas con respecto a la 26”, pero lógicamente el aumento de tamaño y peso lo notaremos a la hora de realizar una aceleración o un pequeño sprint. Por otro lado, tanto en los tramos llanos, como en los descensos, es dónde realmente disfrutaremos de esta Mountain Bike, debido a las mejoras técnicas antes mencionadas, que harán que pasemos una jornada de MTB realmente divertida.

La 29”

Esta es una medida en la cual desde el primer momento vamos a notar esas pulgadas de diferencia con respecto a las otras dos. Lo primero que yo destacaría es la altura con respecto del suelo y que su manejo es totalmente diferente a las otras. La 29er, encaja muy bien para aquellos ciclistas cuyas rutas suelen ser por caminos poco sinuosos que no requieren grandes exigencias físicas.

29m

Esta medida de rueda nos va a aportar una gran confianza encima de la bicicleta, ya que las ruedas superan con mucha facilidad los terrenos pedregosos. A la hora de ponernos en marcha y empezar a rodar, notaremos que requiere de un mayor esfuerzo llegar a nuestra velocidad de crucero e incluso volver a lanzarla después de un tramo empinado. Es en este punto (ascensos) es donde quiero hacer unos apuntes que creo son importantes. Con la 29” gracias a su tracción y fantástica inercia que nos aporta la rueda trasera, nos encontramos que en repechos o ascensos donde el terreno es “liso”, y no nos encontramos con roderas o zonas de mucha piedra y roca, notaremos que incluso yendo sentado, no tendremos mayor problema para superar dichas cuestas, todo ello dependiendo, claro está, de nuestro nivel físico por supuesto. Otra cosa es, cuando atravesamos zonas de muchas roderas, piedras, raíces, etc, ahí es, donde realmente veremos las dificultades que lleva el mayor diámetro de rueda, ya que como hemos comentado anteriormente, cuesta mucho más realizar esas continuas aceleraciones y desaceleraciones a las que nos obliga el terreno.

A la hora de rodar, y ya con esa inercia de la velocidad conseguida  por terrenos llanos o en descensos, y por los cuales no necesitemos maniobrar constantemente es donde empezaremos literalmente a devorar kilómetros de forma mucho más eficaz que con las 26” y 27,5” respectivamente. Otro aspecto importante a la hora de los descensos, (y no en ciertos ascensos como antes comentamos) y debido al tamaño de rueda, es la facilidad con lo que la 29er pasa por roderas, rocas etc sin apenas sentir este tipo de obstáculos, lo cual hace que uno vaya ganando confianza y seguridad sobre la bicicleta.

En resumen, no hay una medida mejor que la otra, cada una nos aporta unas sensaciones que nada tienen que ver entre sí, y cada una tiene sus pros y sus contras así como un tipo de pilotaje totalmente distinto, y creo que la elección de una u otra, depende de ciertos factores como: El tipo de terreno por el que habitualmente vayamos a realizar nuestras rutas, nuestro nivel de entrenamiento (este va unido al anterior) y en menor medida, nuestra estatura.

¿Ya sabes cual elegir?

 Escrito por:
@Jamagar

 

Anuncios

Un comentario en “En Mountain Bike: El tamaño SÍ importa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s